La historia del Chivito Uruguayo


Fue creado en los años 1940 por Antonio Carbonaro, propietario del desaparecido restaurante "El Mejillón" de Punta del Este. Dicho restaurante se ubicaba en la esquina de la calle 31 y la rambla Claudio Williman.

El invento del chivito se produjo por "casualidad". Carbonaro contó la historia al periodista Marcelo Gallardo del diario El Correo de Punta del Este:

"Fue una noche complicada; habíamos sufrido un apagón. Cayó una clienta, creo que del norte argentino o chileno, que pidió carne de chivito porque antes de llegar a Punta del Este había pasado por Córdoba, donde la había probado y le había gustado mucho. Como no teníamos le preparamos un pan tostado con manteca, le agregamos una feta de jamón y un churrasquito jugoso. La mujer quedó encantada. Por suerte, salimos del apuro y, sin querer, inventamos el chivito".

La idea se transformó en un éxito, llegando el restaurante a vender mil chivitos por día. Dos carnicerías de Punta del Este mantenían su negocio sólo con la carne con la que aprovisionaban a El Mejillón. Nunca se llegó a registrar como marca.

La receta original es:

Originalmente, el chivito era un sándwich de lomo vacuno salteado en una plancha de chapa donde se le agrega, jamón cocido, panceta, queso mozzarella, lechuga, rodajas de tomate, rodajas de huevo duro y aceituna y aderezado con mayonesa.

Hoy es un clásico en todo Uruguay.

Entradas recientes
Entradas destacadas